Afectaciones humanas al Nevado de Toluca acrecienta la falta de agua en Edomex

El Nevado de Toluca brinda el 60% del agua del Valle de Toluca

Por Juan Carlos Machorro

La Zona Metropolitana de Toluca, compuesta por los municipios de Toluca, Lerma, Metepec, principalmente, vive el recrudecimiento de la falta de agua potable, debido a que uno de sus principales polos de infiltración de agua, el Nevado de Toluca, que ya presentaba desde hace años problemas de deforestación, hoy, con los cambios legales que sufrió más de un 54% de su territorio es susceptible de entrar en proyectos ecoturísticos, urbanos, etc, que acrecentarán este problema.

Cabe mencionar que el Nevado de Toluca presta servicios ambientales muy importantes, entre ellos destaca la generación del 60 por ciento del agua que se consume en la Zona Metropolitana del Valle de Toluca.

Por ello, la importancia de su preservación, ya que, el Nevado abastece a las cuencas de Balsas y Lerma que presenta bajos niveles de captación, por citar un ejemplo de esta realidad de desecación es la cuenca del Río Lerma que se recarga normalmente con 336 millones de metros cúbicos, pero cuya extracción se estima superior a 479 millones de metros cúbicos anuales.

Cabe recordar que la cuenca alta del Río Lerma, representa el 24% de la superficie del Estado de México, en sus 33 municipios vive el 20% de la población de la entidad.

Situación de problemas ambientales que vienen desde décadas pasadas, de acuerdo al municipio de Toluca, el Nevado en los últimos 70 años perdió más de 50% de sus bosques originales, a un promedio de 156 hectáreas al año; 23.4 de las cuales correspondientes a este ayuntamiento.

De acuerdo a autoridades mexiquenses, el acuífero del valle de Toluca, en 87 de sus pozos en la capital del Estado un 30% está a punto del colapso. Para buscar atender el sector, se cuenta con el Grupo Técnico para la sustentabilidad hídrica de Toluca que encabeza el exmandatario estatal, Ignacio Pichardo Pagaza, pero que al momento no ha funcionado, declaran organizaciones ambientalistas; las cuales, califican que más de ser un organismo previsor de conservación ambiental, está más proclive a permitir la instalación de proyectos urbanos y turísticos.

Sobre el tema, en entrevista para MX Político, Juan Bezaury, director de política ambiental de The Nature Conservancy (TNC), Programa México, declaró que en el caso del Nevado el cambio de parque nacional a zona de protección de flora y fauna es bueno y malo, pues de comienzo desde su nombramiento en los años 30s, el prohibir que los ejidos aprovecharán la tierra y bosques, dio paso a una tala forestal y un urbanismo hormiga, que hoy ya se podrá presentar con permisos oficiales.

Pero que de no hacerse de forma escalonada y con orden se irá perdiendo este polo natural, pero lo que la Secretaría de Medio Ambiente federal (SEMARNAT), no entiende es que el nuevo esquema legal no es el problema, y ello no resuelve los problemas. “Se requiere hacer uso sustentable a la zona”.

Sin embargo, de acuerdo al plan oficial, un 54.7% de la superficie forestal del Nevado de Toluca o volcán Xinantécatl, será susceptible de tala con fines comerciales, mientras que en otro 20.7% se legalizará la ganadería y la agricultura, y en el restante 24.4% se mantendrán restricciones a la actividad productiva, con fines de conservación y recuperación de los bosques, de acuerdo con el Programa de Manejo del Área de Protección de Flora y Fauna Nevado de Toluca.

Detalló que “los fraccionamientos van creciendo así como los cultivos agrícolas que han ganado extensión en el Nevado, y si bien hoy como antes ya estaban ahí, se debe analizar su pertinencia en extensión y que todos obtengan beneficios, pues lo forestal sigue en trámites para las plantaciones comerciales. Pero, enfatizó, se debe cuidar que no se crezcan sin control, ya que sin programas de ordenamiento del suelo no se protegerá a este polo de infiltración de agua”.

Cabe mencionar que con la nueva recategorización del Nevado de Toluca, la llamada “Subzona de Aprovechamiento Sustentable de los Recursos Naturales Áreas Forestales”, comprende 11 polígonos con cobertura de bosque de pino y oyamel, denso y semidenso, que permitirán apertura de brechas, colecta científica de ejemplares de vida silvestre, colecta de recursos biológicos forestales, construcción de infraestructura para manejo de vida silvestre, investigación científica y operación del Área Natural Protegida. Se estima que más del 20% de esta reserva se ha visto impactada en gran forma por la presencia del hombre, ganado y agricultura.

En el Acuerdo publicado el pasado 21 de octubre, la Semarnat reconoce que, si bien el bosque ha estado sujeto a la extracción en el pasado reciente, no se ha reducido su densidad debido a que los tiempos de regeneración de las especies contrarrestan el arbolado extraído.

El objetivo de la recategorización del Nevado de Toluca fue "armonizar las necesidades económicas y sociales, dentro y fuera del Área Natural Protegida, con los objetivos de conservación de los elementos naturales que la conforman”, ha informado la dependencia federal.

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), soslayó que los planes de la zona permitirán que de la superficie del Nevado de Toluca en donde quedarán legalizadas actividades productivas (específicamente tala, agricultura, acuacultura y ganadería) equivale a 75.1% del área natural protegida, mientras que para acciones de conservación y restauración de la masa forestal se destinaron 13 mil 73 hectáreas (contando las 296 hectáreas autorizadas para el uso público recreativo y el turismo sustentable), equivalentes a 24.3%.

 

Semarnat argumenta salvar al Nevado de Toluca

El plan de manejo de la nueva Área de Protección de Flora y Fauna Nevado de Toluca, publicado por la SEMARNAT, se informó que busca abordar las causas de la deforestación y enfrentar sus efectos mediante una propuesta integral que incluye la delimitación de zonas de protección, de uso restringido, de preservación, de recuperación, zonas de aprovechamiento para usos forestales y agropecuarios y zonas de uso público de turismo sustentable de muy bajo impacto.

La dependencia federal reconoce también zonas de asentamientos humanos que existen en la región desde tiempos ancestrales y otras de origen más reciente. Todos estos usos de suelo ya ocurren actualmente, y el plan de manejo, se informa buscan regularlos en una estrategia de sustentabilidad que tiene el objetivo de recuperar el bosque e impedir que el cambio de uso de suelo siga ocurriendo.

El Plan de Manejo del Nevado, establece zonas para diferentes actividades, incluyendo más de 17 mil hectáreas donde eventualmente se podrán emprender acciones de aprovechamiento forestal sustentable, pero no constituye en sí una autorización para el aprovechamiento de los recursos maderables o no maderables, se dictaminó.

También se prohíbe el cambio de uso de suelo y la construcción de infraestructura tal como campos de golf, fraccionamientos, pistas de esquí y otro tipo de desarrollos inmobiliarios, cuestión que no pasa en la realidad, ya que empresas del exgobernador Pichardo Pagaza, se sabe ya está creando sitios de ecoturismo de lujo, y que en fechas pasadas llego a decirle a un grupo de ambientalistas que no sean “terroristas ecológicos”, por tratar de proteger la zona que crecerá más con la presencia de las nuevas edificaciones a establecer, ello en lugar de proteger la naturaleza.

 

Especies mexiquenses en riesgo

En los hábitats del Nevado de Toluca se tiene sapiencia de especies como los codornices, pájaros carpinteros, calandrias, búhos, lechuzas, azulejos, colibríes, correcaminos, gorriones, venados cola blanca, coyotes, linces, zorros, zorrillos, armadillos, mapaches, tlacuaches, conejos, ardillas, ranas, tlaconetes, el ‘sapito’, la ‘ranita de árbol’, el lagarto alicante de cuello rugoso, la ‘culebra terrestre dos líneas’, la ‘culebra listonada cuello negro’ y la víbora de cascabel pigmea mexicana.

Además, en ellas sobreviven especies “en riesgo”, como la ‘rana de Moctezuma’, el halcón peregrino, el gavilán de Cooper, el lagarto alicante del Popocatepetl y la lagartija escamosa de mezquite.

Se estima existen 712 especies de flora y 231 de fauna (algunas enlistadas en categorías de riesgo dentro de la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010) en el Nevado de Toluca.

 

Oriente Edomex, otro polo por quedarse sin agua

Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) advierten sobre el riesgo que corre la sobreexplotación de los mantos acuíferos por la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

Jesús Flores Hernández, investigador de la UNAM, aseguró que la sobreexplotación de los acuíferos de la zona oriente de la entidad provocará un déficit de agua de 80 millones de metros cúbicos, que equivale a dejar sin gota alguna a 530 mil habitantes cada año, es decir, el 3 por ciento de la población de la Zona Metropolitana del Valle de México.

El NAICM se construye en un área natural protegida; ocupara 4 mil 500 hectáreas de zona lacustre que dotan de agua a 108 mil viviendas al año, según información del estudio titulado “Impacto Ambiental del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México”.

La investigación señala que “son ridículas las soluciones de sustentabilidad hídrica del NAICM, ya que, aunque tenga la capacidad de aprovechar el agua pluvial de toda la superficie del aeropuerto (incluidas las pistas de aterrizaje) la cantidad de agua que se podría reunir (con los 600 mm anuales, argumenta la Comisión Nacional del Agua –CONAGUA-) es de tan solo 27 mil metros cúbicos al año, lo que contrasta con los millones de metros cúbicos que se perderán por su existencia”.

izas

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto